Receta de sandía fermentada

Una de las recetas que puedes encontrar en mi libro «Fermentación, crea recetas saludables, sencillas y transformadoras» son sandías enteras fermentadas. Esta receta, la primera vez que la escuché, me pareció una locura, pero el día que la probé, se quedó conmigo para siempre.

Pero hoy quiero hablarte de otra receta que nos sirve para aprovechar la parte blanca de la sandía. Aunque lo veamos como un resto, esta llena de vitaminas y minerales y con un poco de fermentación queda divina.

Al ser un ingrediente que no tiene mucho sabor, vamos a utilizar especias y de esta forma conseguirás un aroma espectacular. Yo te propongo una combinación, pero la puedes cambiar y experimentar con lo que a ti mas te guste.

Receta de sandía fermentada

Ingredientes

  • 1/2 sandía
  • 1 limón
  • 2 ramas de canela
  • 3 ajos
  • 8 granos de cardamomo
  • 500 ml de agua
  • 1 cucharada de sal.

Elaboración

Lo primero que haremos para hacer esta receta es quedarnos solo con la parte blanca que esta pegada a la piel. La parte roja la puedes guardar para comer y la piel externa la eliminaremos porque es muy dura.

Pica en tiras esta parte y colócala en un bol con una salmuera preparada con 500 ml de agua y 1 cucharada de sal. Déjala reposar entre 30 minutos o 1 hora.

Elimina el agua y añade el resto de ingredientes. Los ajos picados pequeños, la ralladura de la cáscara de limón y los granos de cardamomo. Masajéa todos los ingredientes y colócalos en un bote junto con las ramas de canela.

Coloca un peso en la parte de arriba para que quede todo bien sumergido. Esta parte es muy importante, porque todo lo que quede en contacto con el oxígeno, va a tener tendencia a ponerse malo.

Déjalo a temperatura ambiente 1 semana y pruébalo hasta conseguir el sabor que más te gusta. Entonces mételo en la nevera para parar la fermentación y conservar el sabor.

Espero que esta receta te guste. Si es así compártela por favor 🍉🍉

3 comentarios en “Receta de sandía fermentada”

Deja un comentario